Poesía, el soneto del adiós

Partiendo, pero sin saberme ir,

con el alma dolida, desdoblada,

a vosotros se me iba la mirada

queriendo vuestro abrazo compartir.

 

Os dejé blandos lazos sin decir

y deshice el recuerdo de mi nada;

por querer renacer, enamorada,

empañé vuestro espejo, mi vivir.

 

Y a la luz de una tierra que no es mía

hoy oficio en recrear el nuevo encuentro

mientras canto y me enseño cada día

 

Y si aprendo a crecerme desde el centro,

practicando en mi alejar esta agonía,

a vosotros descubro en lo más dentro.