Escritura

Poesía

Voy a pintar un cuadro

que se llamará… ¡de tantas formas!

Puede llamarse con tu nombre

o, mejor: “tu eres

ya cientos de tus”.

(¡Qué bendición!

pues quiere decir

que en tu creación cotidiana

has recogido

la sonrisa y la mirada de todos

cuantos comparto!)

 

También podría estar en un catálogo

(No, no me gusta; en el aire):

“Tus ojos,

tienes los ojos color de hierba (o de yerba clara)”

 

Y podríamos llamarlo “Fin”.

Es decir: “Principio”.

(¡Qué hermoso el fin

que no es más que la continúa unión,

tiempo a tiempo,

del principio!).

 

(O podríamos bautizarlo

“espacio abierto

a todo lo que viene y se va

cantando”).

 

Pero nunca lo llamaremos,

te lo aseguro:

“Oposición”,

o “plenitud de nuestros abismos”,

o “lugar donde hemos encontrado

lo que en otras partes no nos daban”

 

Porque nuestros huecos

por nosotros han de igualarse,

y los otros,

o –mejor– los “tus”,

están para sobreabundar

más allá de nuestros vacíos

plenamente llenos.

 

___________________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s