Escritura

Poesía, El viento

 

  

El viento golpea los cristales

de mi caliente casa.

Me levanto y miro los árboles,

pero apenas si se mueven;

sólo el ruido (el ruido del viento),

me habla de su existencia

trayéndome todas las sensaciones de frío

y de abandono.

Podría llamarte

para que el calor de tu voz

apagara las notas de soledad del viento

(porque crear es tan duro y tan abandonado

como golpear sobre el yunque

la herradura de un hermoso caballo

que no sabemos si vivirá).

Podría llamarte

para que tu presencia acallara las nostalgias

que se cuelan con el viento

y el ruido monótono de la creación,

pero esta será más pura

si asume en sí todos los ruidos,

almendras retenidas

en el silencio ausente de tu voz.

 

_____________________________________________________________________________________

Pintura. Bodegón. Uvas. Pastel sobre papel Canson, 40 x 50

1381690_715820908431661_1329129273_n
Bodegón. Uvas. Pastel sobre papel Canson, 40 x 50
20160602_121001
La ola. Óleo sobre lienzo 40 x 60

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s